Porque el Rojo es el Color del Amor: ¡Rosas Rojas en San Valentín!

Por Romy Parrella

Lo que vemos en San Valentín

 

En los países occidentales, basta que se inicie el mes de Febrero para que el despliegue de corazones y la palabra amor, en color rojo, inunden las decoraciones y diseños publicitarios por la celebración del día de San Valentín.  Pero, ¿nos hemos detenido a pensar cuál es el origen de la asociación del color rojo con el amor?

Era la primera semana del mes de Cupido y ya estaban las vitrinas de algunas tiendas concurridas, bañadas de un mar de rojo artículos alusivos al día del amor.  Me pareció excesivo, porque el rojo es así, altera los sentidos.  No obstante, me dejó con una gran incógnita sobre la asociación del color rojo con eso que llamamos “amor” de los enamorados

«Pero, ¿nos hemos detenido a pensar cuál es el origen de la asociación del color rojo con el amor?»

La ciencia de los Colores y las emociones

Cuando estudias arte, un tema fundamental entre muchos otros es la teoría del color.  En ella se realizan varias clasificaciones, pero la que más está relacionada con las emociones es la que los separa en colores cálidos y colores fríos.  Sin embargo, aunque se deja colar la relación del color de las cosas con las sensaciones de calidez o frialdad, no te llegan a explicar que la percepción del color y el efecto en las emociones están relacionadas con estímulos sensoriales y cómo son procesados estos por el cerebro, generando cambios en las emociones.

Algunos expertos como la psicóloga Claudia Pradas Gallardo en su artículo «Cómo Afectan los Colores al Estado de Ánimo», nos dicen que la sicología del color es un campo de estudio que busca la relación entre los colores y los procesos mentales.  Pero, también nos aseguran que en la percepción del color influyen además: las experiencias personales, el concepto que aprendemos de esos colores en nuestra cultura y para complicarlo más, nuestra sicología individual.

La ciencia de la sicología del color no deja por sentado la relación exacta entre el estímulo del color percibido por la vista, con la emoción provocada, pero sí que hay algunas teorías que se han propuesto, basadas en las respuestas de personas durante estudios donde se les pide tomar decisiones en función de los colores que tienen frente a ellos.

El impacto pasional del rojo

Pues ya se sabe que el color rojo está vinculado con emociones relacionadas con la alegría, la energía, la vitalidad y también con la pasión.  Sabíais que el color rojo tiene efectos excitantes e inconscientes, activa procesos fisiológicos como el aumento de la frecuencia respiratoria y la tensión muscular.  Es así como interviene lo simbólico en el caso del significado del rojo, ardiente como el fuego, pasional como la sangre.  Es el color de la actividad, el movimiento, de la impulsividad y la provocación, puesto que es el color rojo el que tienen muchos de los frutos maduros.

Podemos hacer pruebas nosotros mismos, sin necesidad de un experto tomando nota.  Seguramente tenemos guardado en nuestra memoria el espectacular traje rojo de Julia Roberts en Pretty Woman, o lo que se siente estar dentro de una habitación con 4 paredes pintadas completamente de rojo, o la emoción que te causa recibir rosas rojas por alguien con querías ligar.  Seguro la emoción es contraria si las recibes por una conquista con la que no tienes la menor intención de relacionarte.

Yo diría que estoy de acuerdo con quien afirme que el color rojo de manera genérica es visualmente impactante, estimula la sensualidad y transmite energía, porque lo he experimentado.  Pero también es verdad que es un color que tiene sus tintes negativos, dependiendo de cómo lo veamos, bien sea por lo que hemos aprendido en nuestra cultura, con alguna experiencia asociada al color o porque no va con nuestra personalidad.

Seguramente el rojo es asociado al amor, porque eso que le llamamos “corazón” es lo que late más rápido y hace fluir la sangre a alta velocidad si estamos cerca de la persona que nos atrae.  

Para suerte de quien ostenta un amor aún no correspondido, el rojo es el color que le ayudará a dejar entre líneas su interés en un romance apasionado, regalando el simbólico corazón rojo, como los nuestros de madera, pequeños y discretos o, como no podía ser de otra manera, tan grande como se quiera.   He visto de todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *